Cultivo In vitro

Categories: Cultivo0 Comments946 words
Cultivo In vitro, la joya para la preservación de especies y propagación

Ya que el cultivo In vitro es muy específico y complejo, hemos dividido el artículo en dos partes. En este primero, vamos a explicar la técnica y sus los beneficios directos. En el siguiente artículo, os describiremos elementos que necesitamos para montar nuestro cultivo in vitro, y seremos más específicos en los pasos a seguir.

El cultivo in vitro son un grupo de técnicas para la regeneración de plantas, en un recipiente de vidrio, con una composición química especial y bajo condiciones de incubación controladas y excesivamente asépticas.

El objetivo es tomar un fragmento de planta, ya sea de hoja, una porción pequeña de tallo o cualquier otra parte de la misma y ponerla a cultivar en un medio acuoso nutritivo específico, donde se regenerará una o miles de plantas en un espacio muy reducido.

Otro de los beneficios de esta técnica, es que nos permite preservar las especies en un banco de germoplasma en condiciones específicas de baja temperatura. Nos permite mantener in vitro una o más variedades exactamente igual a la muestra de la que se sacó el material, básicamente es un clon de la muestra original.

Se presenta como el sistema de propagación más eficiente y competitivo, ya que la homogeneidad del material, la multiplicación en un espacio reducido, la obtención de un material genético sin enfermedades y poder controlar el proceso de elongación y enraizamiento, hacen de esta técnica la más eficaz para el cannabis o cualquier especie.

Hay que tener en cuenta que montar un espacio apto para el cultivo en in vitro, puede ser costoso, debido las condiciones específicas del lugar y de todos los elementos que se requieren para ello.

Es necesario seguir un buen protocolo de micropropagación, os contamos a continuación cuales son las fases más importantes y en el segundo artículo, indagaremos aún más en los entresijos del cultivo en in vitro y sus fases al detalle.

La micropropagación tiene 5 fases:

  1. Preparación planta madre: En esta fase se seleccionan las muestra de la que se pretende sacar el material celular.
  1. Cultivo madres en entorno aséptico: Aquí se establecen los protocolos del cultivo controlado de las muestras o madres seleccionadas, de donde se van a sacar los explantes*. Hay muchas lugares de la planta de donde coger las muestras, brotes axilares de yemas vegetativas preformadas o yemas adventicias (raíz, tallos, hojas). Se seleccionan los meristemos*, que son células no diferenciadas en constante mitosis, las cuales tienen la capacidad de dividirse rápidamente y son las responsables del crecimiento de las plantas.

Separación, esterilización y siembra in vitro: tenemos dos opciones: uno que la madre venga de un entorno controlado, cultivo en interior o cámara de crecimiento. Dos de campo, que existen muchas posibilidades de que tengan plagas, infecciones y altas concentraciones de contaminación. Generando muchos problemas en los explantes que se obtengan de esas plantas. No es recomendable para esta técnica el uso de madres de cultivo en exterior.

  1. Multiplicación: Hay varias técnicas para obtener los explantes mediante la inducción de brotes adventicios o por formación de embriones somáticos. Los brotes adventicios significa cualquier cosa que crece donde normalmente no lo haría, cortes en la planta, cerca de las raíces o pueden aparecer donde la planta obtenga más luz.
  1. Composición química del medio: El medio a utilizar para la fase de multiplicación depende de la especie o tipo de Cultivo. Es necesario experimentar para ajustar las concentraciones así, optimizar las tasas de multiplicación.

La organogénesis o brotes pueden formarse directamente del explante, este se regula por las concentraciones relativas dos grupos de hormonas citoquinina y  auxina. Dependiendo de la dosis de cada una de ellas tendrá mas efecto sobre los brotes o las raíces, dependiendo de que se busca en cada momento. Entraremos en profundidad en el siguiente artículo.

  1. Enraizamiento:

Terminada la fase de multiplicación de los clones o brotes producidos y estos alcancen un tamaño conveniente, se pasara a la fase de enraizamiento. En este proceso no solo ocurre el enraizamiento de la plántula, se realiza la conversión del estado heterótrofo a autótrofo.

Los heterótrofos son organismos consumidores, quiere decir que necesitan energía química, realizan funciones catabólicas. Mientras que los autótrofos son organismos productores, ellos producen su mismo alimento, independientemente de ello, necesitan energía lumínica y química. Los autótrofos realizan funciones anabólicas, y son los responsables de la fotosíntesis a través de las cédulas cloro pastas.

  1. Aclimatación:

 Es una de las etapas más fundamentales, ya que depende de ella la eficiencia del proceso y la calidad de las plantas producidas in vitro.

Hay una proporción de plantas que no sobrevivirán al cambiarlas de condición de in vitro a ex vitro. Pensemos que al pasar las plantas a la zona de cultivo, en estas, se encuentran patógenos, cambios de humedad, cambios de intensidad de la luz, condiciones hostiles para la planta a las cuales se debe adaptar.

Si quieres saber algo más de la propagación in vitro, continúa leyendo el segundo artículo donde detallamos los procesos y seremos un poco más técnicos.

Saludos del equipo TheGorillaGrow

La tienda de artículos para tu cultivo!

Comparte esta historia!

Post relacionados